Motivación para “El Salto” Reviewed by Momizat on . Hace pocas horas, hemos podido disfrutar en directo, de una colosal hazaña. Un hombre, Felix Baumgartner de 43 años y experto saltador paracaidista en caída lib Hace pocas horas, hemos podido disfrutar en directo, de una colosal hazaña. Un hombre, Felix Baumgartner de 43 años y experto saltador paracaidista en caída lib Rating:
You Are Here: Home » Motivación » Motivación para “El Salto”

Motivación para “El Salto”

Motivación para “El Salto”

Hace pocas horas, hemos podido disfrutar en directo, de una colosal hazaña. Un hombre, Felix Baumgartner de 43 años y experto saltador paracaidista en caída libre, se lanzó desde una cápsula ascendida mediante un globo de helio desde los 39.000 metros de altitud. Desde allí arriba, desde la estratosfera, y mientras se asía a una frágil barandilla, sobrecogía el corazón de millones de personas que deseaban verlo saltar.

Tras esta gesta se convierte en el primer ser humano (será el último??) en romper la barrera del sonido, sin apoyo mecánico y en caída libre.

Saltar casi 40km en vertical, ¿por que?, ¿para qué?….en el fondo y por mucho que opinemos, sólo el protagonista conocerá los verdaderos motivos que lo llevaron a realizar una aventura (locura) de este calibre.

Conociendo un poco la historia de Félix Baumgartner, sabemos que ha realizado numerosos saltos desde hace años, a cada cual más deslumbrante: en 2003 cruzó el Canal de la Mancha en caída libre con un ala de fibra; saltó desde el Cristo Redentor en Río de Janeiro; también saltó desde el Viaducto de Millau en Francia y de los edificios de Turning Torso en Suecia y desde el piso 91 de una edificación en Taiwan; estableciendo récords tras récords en cada uno de estos saltos.

Dice @yoriento que “la motivación no es tener ánimo, sino tener motivos“. Desde que la cápsula ascendía, me preguntaba por estos motivos. Hemos escuchado muchas opiniones al respecto, motivos científicos, de supuestos avances tecnológicos, pero por encima de todo yo sigo viendo a un hombre con un trozo de tela a sus espaldas y lanzándose al vacío desde la estratosfera.

Afán de superación, amante del riesgo, ambición por ser el mejor, más alto, más fuerte, más lejos, más rápido. Supongo que estas han sido las motivaciones más influyentes para realizar una hazaña de este tipo. Si lo pensamos bien, todo deporte es inútil, si amamos los retos deportivos es porque exaltan la superación humana ante cualquier dificultad.

La motivación es esa arma que nos permite enfrentarnos a esas dificultades y salir victoriosos (o no, como diría Rajoy). Si nos quedamos en los números, en la estadística o en la emoción sin más, no apreciaremos ese loco y maravilloso afán de superación que nos puede llevar (y lo ha hecho en muchas ocasiones) a metas insospechadas. A realizar nuestro propio “SALTO”.

Quizás necesitamos mensajes de este tipo.

Cuando encontramos los motivos y nos lanzamos en caída libre, asumimos los riesgos, entendemos la situación y aún así concluimos que merece la pena. Y entonces llega el vacío, las dudas se disipan y todo parece tener sentido. Arriesgarnos o mantenernos “seguros”, confortables pero inmóviles y a merced de las circunstancias. Si elegimos lo segundo, descubrimos que la vida que vivimos no es nuestra, la vivimos sí, pero no somos dueños de ella. Cuando elegimos arriesgar y lanzarnos, escogemos vivir, ser dueños de nuestra vida. Podemos acertar o errar. Si fallamos, tendremos que reponernos para volver a intentarlo. No hay más, hay radica todo.

Motivos, necesitamos motivos. ¿Y tú has encontrado los tuyos? Yo aún sigo ello y os informaré de mis avances.

 

About The Author

Number of Entries : 54

Leave a Comment

@ 2012 Canal Orientador - Sergio Cañete Mestanza

Scroll to top
UA-34736067-1